Cuadro decorado con sellos y embossing metalizado

¡Hola a todas! Soy Ana, «teacher» a tiempo completo y a ratos intento ser «cool», podeis seguirme en redes cómo @anacoolteacher. Aquí me encuentro emocionadísima de poder compartir con vosotras mi primera entrada en el blog de Sweet Möma.

Si os digo que la vuelta a la rutina después del verano es a veces un poco dura no os descubro nada nuevo, ¿verdad?. Pero ¿y si os digo que os puedo dar un truquillo para que esa vuelta se haga menos cuesta arriba? Eso seguro que ya os mola más. Tranquilas, no se trata de ningún brebaje mágico. Es muchísimo más fácil; simplemente hay que buscar algo que nos emocione y nos motive para que todo sea mucho más fácil. A las adictas a la papelería, como yo, a veces nos basta con abrir nuestra agenda nueva y empezar a decorarla pero en este caso pensé que hacía falta algo más. ¿Por qué no redecorar un poquito? y ¿por qué no hacer algo yo misma que pudiera dar un toque especial a cualquier rincón de mi casa?

Así que decidí hacer unos cuadros para adornar mi estudio y lo mejor de todo es que son tan fáciles de hacer que estoy segura de que os entrarán unas ganas tremendas de probar a hacer los vuestros.

Lo primero que necesitamos es recopilar los materiales:

  • Sellos Summer vibes
  • Lienzo
  • Cinta de carrocero
  • Pintura acrílica o a la tiza
  • Polvos y tinta de embossing
  • Pincel
  • Rotulador dorado (opcional)

Una vez que lo tenemos todo listo sólo nos queda ponernos manos a la obra y ya veréis que sencillo va a ser crear nuestra propia obra maestra.

Para empezar colocaremos la cinta de carrocero en los espacios que queramos dejar blancos. Yo me decidí por hacer líneas horizontales, pero podéis elegir el diseño que se os ocurra o más os guste.

¡Y ya nos podemos poner a pintar!

Es importante que esperemos a que la pintura esté bien seca para poder retirar la cinta

Ahora viene la parte más divertida: ¡el embossing! Yo he elegido polvos con acabado dorado, pero de nuevo la elección es a vuestro gusto. Vamos a crear un estampado usando un sello sobre nuestro lienzo y para que veáis mejor el proceso os dejo un vídeo.

Como habéis visto, podemos rematar nuestro estampado con alguna palabrita o frase usando un rotulador dorado. Yo he elegido una palabra en la que he repasado los trazos descendentes que son los que tienen que ser gruesos para imitar el brush lettering.

¡Y ya estaría listo nuestro cuadro! Digno del museo del Prado. Bueno, quizás me he pasado un poco pero seguro que quedará espectacular en cualquier sitio que lo pongáis. Ya sabéis que todo lo hecho a mano y con cariño siempre es éxito garantizado.

Me despido esperando que hayáis disfrutado de esta entrada con la que me estreno en el blog y con muchísimas ganas de ver vuestras obras de arte.

Millones de besos y… ¡ a crear !

Ana

2 comentarios de “Cuadro decorado con sellos y embossing metalizado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *